Kind of Blue

Kind of Blue (1959) | portada de una reedición de este LP

Ayer a eso de las ocho, en una emisora de radio, un Francino, que no es más que un Iñaki de tercera división o un aprendiz de Tom Benítez, empezó con música de Miles Davis para celebrar el quincuagésimo aniversario de un disco llamado Kind of Blue, que el periodista presentó como una obra aclamada por la crítica y considerada uno de los puntales del jazz moderno, así como el encumbramiento como músico de Davis.

Alguien debería haberle dicho a ese señor que:

  • Se quedó corto en el significado y la importancia de este disco de Miles Davis en la historia del jazz, porque hay un ANTES y un DESPUÉS de esta grabación.
  • Normalmente, y más cuando se trata de las grabaciones de Miles Davis tanto para Columbia como para Prestige de finales de los cuarenta y la década de los 50, la gente celebra las fechas de grabaciones de esos discos, no la fecha en que fueron comercializados. El ejemplo más fragante de todo es que si bien otro de los discos seminales de Davis, Birth of the Cool, se grabó entre 1949 y 1950, no fue publicado hasta 1956, y las últimas grabaciones para Prestige en 1956, fueron publicadas con cuentagotas por esta compañía discográfica en los siguientes años como Relaxin’, Workin’, Steamin’ y Cookin’, a pesar de que se grabaron únicamente en dos sesiones, el 11 de mayo y el 26 de octubre de 1956. El asunto con las grabaciones de los años 70 es algo distinto y aún más complicado como para que a Francino, si le interesara mínimamente el tema, lo entendiese.
  • Miles Davis ya era el puto amo, como se dice vulgarmente en estos días, cuando grabó Kind of Blue. Yo diría que era el puto amo desde que en un momento de lucidez entre rehabilitación y rehabilitación, juntó a su primer quinteto (Miles Davis a la trompeta, John Coltrane al saxo tenor, Red Garland al piano, Paul Chambers al bajo y Philly Joe Jones a la batería). Fue también el puto amo cuando siendo apenas un chaval que acababa de abandonar el grupo de Charlie Parker juntó a otros chavales que tocaban jazz, los mezcló con algunos de los mejores músicos de estudio de la época, y grabó Birth of the Cool, pero pasó los seis años posteriores demasiado colgado de la heroína como para ser considerado como tal.
  • Que el año pasado la Columbia publicara una edición especial de este disco celebrando su quincuagésimo aniversario debería haberle dado suficientes pistas al esbirro de Francino que buscó esta supuesta efeméride para darse cuenta de que no tal cosa ocurrió el año pasado.
  • Y aunque apenas se escuchó un poquito de música por debajo de la engolada voz del periodista que más se gusta a sí mismo en este país, yo diría que el tema que pusieron no era de Kind of Blue, pero no lo aseguro porque, como ya he dicho, era difícil escucharlo bajo su voz.

Estas cosas no le pasaban a Iñaki.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: