Consecuencias

12/06/2010

He estado probando un editor llamado Windows Live Writer para escribir las anotaciones de mi blog. No terminaba de gustarme el resultado que obtenía con este programa con WordPress, y durante un par de semanas he estado probándolo con Blogger, donde he obtenido resultados aún peores.

He importado lo que he escrito estos últimos días en blogger, y el aspecto de lo importado tampoco es para echar cohetes y deberé editar las entradas en cuanto tenga algo de tiempo para que no tengan el aspecto que tienen en estos momentos.

Se acabaron los experimentos con este programa.


Un amigo mío sale en los papeles (¡y no porque lo haya detenido la policía!)

11/06/2010

Le envío un correo electrónico a mi amigo Pedro recomendándole un descubrimiento casual que he hecho esta mañana, un podcast con la música de la serie de televisión Treme. Él responde dándome las gracias por la recomendación y añadiendo un inquietante Hoy soy medio famosete junto a un enlace:

Mar de sentimientos en un torno con barro, en Diario de Sevilla.

Los poemas de Pedro son los de aquel proyecto suyo para recaudar dinero para nunca supe muy bien qué cosa concreta en Senegal.

¡Bien por él!


Sanluqueño del año

07/06/2010

El Ayuntamiento de Sanlúcar la Mayor, el sucio pueblo lleno de excrementos de perros en el que tengo la desgracia de vivir desde hace sólo un año y medio a pesar de que tengo la sensación de llevar media vida en este pequeño infierno, ha convocado el XV Certamen Sanluqueño del Año. Hay tres categorías para votar, y en cada una de ellas puedes optar por cinco personas o instituciones. La votaciones, que estarán abiertas desde el 5 hasta el 27 de junio, podrán realizarse por internet y mediante llamada telefónico a uno de esos magníficos y ponderados programas pseudoinformativos que emite de vez en cuando la emisora de radio municipal (espero que se note la ironía con la que me refiero a la radio municipal de Sanlúcar la Mayor, para eso he puesto los adjetivos en cursiva).

En la categoría de Cultura, está presente el novelista Andrés Pérez Domínguez, autor de la decepcionante para mí El violinista de Mauthausen y de la genial El síndrome de Mowgli (tengo que pillarme esta novela en la biblioteca, me apetece releerla y recordarla, guardo un buen recuerdo de ella y durante la mudanza, debido a la falta de espacio en la nueva casa, perdí dos tercios de mis libros junto a casi toda mi colección de cómics).
En la categoría de Deportes, mi elección obvia estaría entre la Escuela de Gimnasia Rítmica (porque la niña ha estado en ella todo este año) o el Club Voleibol Spínola Sanlúcar (porque allí entrena la adolescente de enorme trasero que enamoró este otoño al niño), y en la de Social no votaría por ninguno de los candidatos porque casi no conozco las actividades de ninguno de ellos, y aquellos que conozco no me parecen merecedores de ningún premio.
Ignoro por qué hay sólo tres categorías y por qué hay cinco candidatos en cada una de ellas. Tampoco sé quién ha escogido a estos candidatos o quiénes fueron candidatos o ganaron en las anteriores ediciones de este certamen. Sí, podría informarme, pero es que me importa tan poco que no voy a perder el tiempo con ello.
Espero que el premio sea únicamente honorífico y que no implique retribuciones pecuniarias.

Transformación

06/06/2010
Escucho en el programa matutino dominical de la Cadena Ser que uno de los personajes favoritos de la niña, Miley Cirus, alias Hannah Montana, ha decidido dejar de ser el gran ídolo mundial de las preadolescentes que miran cualquier cosa que emitan en cualquier canal de televisión con la palabra Disney en su nombre
y convertirse en un gran ídolo mundial para adolescentes y viejos verdes.
La chica va a ganar muchísimo con esta transformación.

Elmore Leonard y Justified

04/06/2010
Con el escritor norteamericano Elmore Leonard me pasa una cosa muy curiosa y muy tonta: olvido con frecuencia que no me gustan sus novelas. La última de las suyas que he leído y que no me ha gustado se llama El blues del Misisipi (Tishomingo Blues, traducida por Daniel Aguirre para Ediciones B en 2002).
He olvidado que no me gustas las novelas de Leonard por culpa de una serie de televisión que emiten desde hace unos meses en Estados Unidos que se llama Justified y cuenta la historia de un agente de la ley (estados Unidos debe de ser el país del mundo mundial con el mayor número de organizaciones y cuerpos policiales) con un particular sentido de la justicia que es trasladado tras un incidente que parece sacado de una película del oeste al último lugar en el que desearía estar, el sitio donde nació y vivió la mayor parte de su vida. Allí se encontrará, entre otras personas, con una mujer que ha matado a su marido en defensa propia y con la que acaba liándose a pesar de que no debería hacerlo, con su ex-mujer, que trabaja en los juzgados y aparentemente ha rehecho su vida con otras persona, con su padre, que es un conocido delincuente habitual que está todo el tiempo entrando y saliendo de la cárcel, y con su mejor amigo de la infancia, que es ahora un narcotraficante con tendencia a hacer estallar cosas.
Lo que me gusta de Justified es que las relaciones personales son muchísimo más interesantes e importantes que los casos en los que el protagonista trabaja, está muy bien interpretada, y es más divertid que otras series de televisión que supuestamente son comedias (30 Rock o Cómo conocí a vuestra madre, por ejemplo). He visto los doce episodios que han emitido hasta el día de ayer, y cuando se acabe la voy a echar de menos casi tanto como a Californication.
La cosa es que Justified está basada en varias novelas y cuentos de Elmore Leonard, que figura incluso en los títulos de crédito de la serie como productor, y que la última vez que estuve en la biblioteca municipal acababa de ver los episodios 10 y 11 de esta serie, y vi en las estanterías dos novelas de Elmore Leonard y de pronto me apetecía leerme una novela de este señor y la saqué en préstamo de allí. No era la primera ni la segunda novela suya que leía, ni siquiera era la quinta, y el resultado final fue el esperado: había olvidado lo que acababa de leer antes de cerrar el libro por última vez, y eso es algo horrible.
Dentro de un par de años me habré olvidado de nuevo y seguramente picaré de nuevo con algo que, probablemente, no me gustará. Estas cosas me pasan continuamente.
Enlaces interesantes:
Página oficial de Elmore Leonard
Página oficial de Justified
Yo me bajo los episodios por internet en esta página
Los subtítulos los encuentro aquí (pero a veces están incompletos)

Mañana es fiesta en Sanlúcar la Mayor

02/06/2010
Mañana disfrutaré de un día festivo en el pueblo de mierda donde vivo desde hace un año y medio, Sanlúcar la Mayor. Se trata del Corpus Christi, y me han contado que en este pueblo es una fecha muy tradicional. Naturalmente, a mí las tradiciones de este agujero lleno de mierda de perro que nadie recoge no me importan nada, y me levantaré tarde, a eso de las nueve y media, para desayunar a continuación y pensarme si llevo o no a la niña a un cumpleaños al que la han invitado esta mañana y que se va a celebrar a las diez y media de la mañana en casa de la anfitriona.
El cartel que anuncia la festividad y que esta colgado en casi todos los comercios del pueblo y en sus centros administrativos es horrible estética y conceptualmente. ¿En qué estaría pensando el artista que realizó este cartel cuando escogió o hizo esta fotografía con una composición tan… no sé, del siglo XVIII, supongo?
Fuente de la fotografía: Sanlúcar la Mayor a Debate, un blog sobre la actualidad de esta población sevillana donde no me permiten hacer comentarios.

La moda da miedo (XII)

30/05/2010